encabezado2

Mi Sueño

Desde mis años de estudiante de Psicología (hace ya más de treinta años), yo tenía un sueño.
Un sueño donde en la psicoterapia no hubiese un “enfermo” y un “sano”, un ignorante y un conocedor de “la Verdad”.

Una psicología que se ocupase no solo de los procesos patológicos y destructivos de la personalidad sino también de sus aspectos más funcionales y con la posibilidad de realizar las potencialidades innatas con que nacemos todos los seres humanos.

Yo veía personas. Complejas sí, pero no “enfermos”: seres humanos sufrientes, dolidos, lastimados; pero con unas fortalezas y unas potencialidades que ellos mismos no conocían. Seres humanos imperfectos, sí, pero con una inmensa posibilidad de cambios estructurales por ellos elegidos.Los libros convencionales de psicología no me enseñaban cómo tratar a una persona en su totalidad…

Un sueño en donde la psicología no trabajase sólo con y desde la mente del individuo, sino que lo hiciese teniendo en cuenta todo lo que somos, un Todo con sus facetas indivisibles: cuerpo, mente, alma y espíritu. Honrando de esta manera el significado que desde un principio tiene la palabra Psicología: Ciencia del alma.

Y ese sueño comenzó a hacerse posible cuando primero tomé contacto con la Psicología Humanista,  luego con la Psicología Transpersonal, su lógica descendiente y finalmente con Mindfulness, la práctica budista de la Atención Plena.

El planteo básico del Humanismo era ver al ser humano en sus aspectos más funcionales y con la capacidad conciente de lograr el desarrollo pleno y la realización de su potencial innato, hasta llegar a su autorrealización. De ella tomé esa mirada humana, amorosa, respetuosa por todo lo que el paciente es y trato de mostrarle todo lo que podría llegar a ser…

De lo que se trata es poder comprender que si bien somos lo que nuestros condicionamientos han hecho de nosotros, son sólo una parte pequeña de todo lo que somos…¡Pero hay más, mucho más dentro nuestro!

Y es aquí cuando entra a jugar la Psicología Transpersonal. Un nuevo paradigma psicológico que unió los conocimientos de todas las corrientes psicológicas occidentales con lo que era llamado las Antiguas Tradiciones de Sabiduría o Filosofía Perenne: las enseñanzas de los grandes Maestros Espirituales de todos los tiempos y lugares, que con distintas palabras decían lo mismo.

Que los seres humanos vivimos “dormidos” a nuestra verdadera Escencia, a nuestra Sabiduría y sólo cuando “despertamos” a todo lo que realmente Somos, podemos cambiar y evolucionar.

Todos ellos nos aportaron el conocimiento de la importancia del trabajo conciente del hombre a través de la auto-observación, el trabajo sobre sí mismo, de la práctica meditativa y una vida regida por códigos éticos y morales, para lograr su liberación espiritual, trascendiendo las limitadas fronteras de su personalidad adquirida (ego) y así contactar con su verdadero Sí Mismo, con su verdadera Esencia, con todo lo que vino a Ser y hacer en esta vida…

Se crea así una nueva mirada del ser humano: Holística, Integral, que logra una integración de los aspectos físicos, emocionales, mentales, existenciales y espirituales que nos componen.

Es la Conciencia superior con la cual nacemos, la que nos permite aprender el maravilloso arte del Discernimiento: ver lo falso detrás de lo aparentemente aceptado y desde ahí elegir lo mejor y más justo para nosotros y para los demás. Es ella la que nos da la Ecuanimidad necesaria para poder tomar distancia de los sucesos cotidianos y así tener una perspectiva más amplia de todo lo que somos para poder desapegarnos de lo superfluo y ejercer lo más sabio de nosotros.

Es gracias a esta Conciencia que podemos sacarnos las máscaras que nos cubren, los condicionamientos que nos atan y tener la valentía y la sagrada alegría de hacernos a nosotros mismos.

Donde tenemos la maravillosa oportunidad de elegir en forma consciente qué queremos hacer de nuestras vidas. Sin repetir más el pasado que no sirve, pudiendo vernos sin juzgarnos, aprendiendo a aceptarnos y querernos tal cual somos, con todas nuestras luces y nuestras sombras. Y así, paradójicamente, ir evolucionando cada vez más…

Y finalmente descubrí Mindfulness, que dentro de este modelo teórico tan amplio, nos permite   vivir cada vez más en el presente, eligiendo a través de nuestra poderosa herramienta, la Conciencia, qué y cómo queremos ser, libres ya de todo condicionamiento.

Y después de esperar tantos años, cuando encontré este nuevo paradigma me entregué a él como a un viejo amigo que retornaba de mis sueños.
A mis pacientes me entregué con una pasión y un amor más profundo y auténtico.

Y agradezco al Todo y a la Vida que me permitieron re-nacer a este nuevo Ser que me permito ser, tratando de ayudar a otros también a lograrlo.

Psicodrama

banner-psicodrama

Eneagramas

banner-eneagramas

Visualizaciones

banner-visualizaciones

El Asistente Interior

banner-tecnica

Terapia Familiar

banner-terapia-familiar-ok

Terapia de Pareja

banner-terapia-de-pareja-ok

Terapia Individual

banner-terapia-individual-ok-