Kano-Motonobu-paisaje

Visualizaciones

 

 

La visualización es una disciplina que permite ampliar la Conciencia, facilitando que los contenidos inconscientes surjan y sean observados sin la intervención del intelecto.

La visualización es una  herramienta natural de los seres humanos. Cuando se la entrena y ejercita, se convierte en una técnica para abordar determinadas temáticas o aspectos de la vida que necesitan ser sanados. O sea que utilizando nuestra imaginación consciente de una manera creativa  podemos ayudarnos a nosotros mismos.

Pero para que esto se entienda, debo explicar primero la concepción del Inconsciente para la Psicología Transpersonal.

Freud  fue el primero que habló y describió las características y funciones del inconsciente. Para él  era el lugar en donde se guardaban todas las heridas, conflictos, traumas, dolores, mandatos, condicionamientos. Es decir, todo aquello que no podía ser aceptado por el Conciente, era reprimido en el Inconsciente.

Y por supuesto que existe este inconsciente en todo ser humano.

Pero lo que las enseñanzas de los grandes Maestros Espirituales nos hicieron observar, es que también existe otro Inconsciente Sabio que constituye nuestra verdadera Identidad, nuestra naturaleza esencial.

Ese Inconsciente no solo retiene y recuerda todo lo que hicimos, sentimos, sufrimos y amamos durante toda nuestra vida; sino que también lo hace con todo lo que fuimos antes de nacer y lo que seguiremos siendo aún después de morir, ya que es una porción del Todo.

Desde esta mirada, el Inconsciente freudiano, donde están alojados los núcleos conflictivos, no es lo más profundo. Debajo de ello (por decirlo de algún modo) hay como una napa más profunda, más sabia, cuya Fuente es la Fuente de todo lo que existe. El psiquiatra suizo Carl G. Jung lo llamó “Inconsciente Colectivo” y el psiquiatra italiano Roberto Assagioli Supraconciente“. Según ambos, el ser humano tiene en su vida que hacer contacto con ese aspecto de su inconsciente para poder desarrollarse más profundamente como individuo.

O sea que la tarea de cada persona consiste en penetrar más allá de las capas dolorosas del propio Inconsciente, para poder hallar esa riqueza, esa Sabiduría esencial  del “otro Inconsciente”, que nos pertenece indeclinablemente.

Hace milenios los filósofos orientales crearon las primeras técnicas para hacer contacto con este Inconsciente, siendo luego incrementadas por los profesionales occidentales. Por ejemplo, Carl Jung creó lo que llamó la Imaginación Activa, que son técnicas que permiten, mediante la imaginación, tomar contacto con ese Inconsciente es su propio lenguaje que es el de los símbolos no-racionales. De esta manera el Inconsciente puede hacer oír su voz a través de imágenes que aclaran el conflicto que se le plantea o simplemente modificando el síntoma doloroso.

La técnica de las Visualizaciones se basa en este modelo, pero en lugar de utilizar los sueños, utiliza la voz del terapeuta que luego de lograr una profunda relajación del paciente, lo va llevando a situaciones imaginarias placenteras, pero que contacten en algún punto con el conflicto que se está tratando

En la experiencia terapéutica, es asombroso ver cómo bajo estas consignas dirigidas, las imágenes de las visualizaciones parecen cobrar vida propia logrando el efecto deseado. En general trabajo con consignas semi- estructuradas, una oración con un vacío de forma que el practicante rellena con los elementos de su propio psiquismo.

En la Visualización se promueve la activación de fuerzas de reparación que existen en el propio interior del individuo. Así se crea una conexión reparadora entre los planos concientes e  inconscientes a través de la sustitución de imágenes dolorosas o distorsionadas por otras de valor correctivo. Luego viene el momento de la incorporación conciente de los símbolos dados, integrando y enriqueciendo de esta manera la personalidad .

El proceso siempre sigue un objetivo específico prefijado, ya se trate del plano físico como del mental-emocional, permitiendo de esta manera que la corriente de recursos que proviene del Inconsciente pueda focalizarse en él y se exprese en su máxima potencialidad.

Este tipo de experiencia tiene además otro beneficio adicional, que es que por primera vez la persona que lo ejercita pueda sentir que cuenta con una parte sabia  y lúcida que le es incondicional cuando sabe como acercase a ella, lo que le brinda una sana auto-estima, un darse cuenta que tiene recursos internos creativos y sanadores, antes desconocidos.

El primer paso práctico es invitar al paciente que se recueste en una posición confortable para luego iniciar una relajación lo más profunda posible. De esta manera, el sistema motor se va desactivando y no compite en la atención del cerebro. Esta relajación permite llegar al estado “alfa”, similar al que tenemos momentos antes de conciliar el sueño profundo o al salir del mismo, donde hay una lentificación en el ritmo cerebral. Es un estado modificado de la conciencia, caracterizado por una cierta desconexión con el entorno y una mejor focalización de la atención sobre determinado punto a trabajar. Es importante señalar que nunca hay una desconexión conciente (como puede suceder en la hipnosis), sino que el sujeto siempre puede terminar concientemente el ejercicio si así lo quisiese.

Antes de comenzar con las consignas centrales, les doy tiempo para que se concentren en el tema que quieren tratar o sobre el cual quiere recibir información de su inconsciente. Luego comienzo con las consignas que le permiten crear un “sueño lúcido”, armando un espacio adecuado al objetivo del ejercicio (puede ser imaginando que está caminando por un bosque, una playa, un camino, etc.). Esta visualización le permite no sólo una relajación más profunda, sino también hacer contacto con las napas más profundas de su psiquismo.

Luego de ubicarlo en el escenario propicio, se va armando el argumento de la visualización, donde el practicante es el personaje central que llegado a un punto podrá preguntar sobre lo que le interesa, ya sea a otros personajes (generalmente relacionados con los arquetipos colectivos) o bien encontrar la respuesta por algún medio sugerido (una botella encontrada en la playa, un objetivo significado encontrado en un cofre, etc). Cualquiera sea el medio, las respuestas pertenecen a su ser más profundo.

El paso final es tratar de lograr que individuo pueda integrar las respuestas de su inconsciente a su psiquismo consciente haciendo una evaluación honesta y crítica de lo experimentado.

En general, como las respuestas que surgen son vividas como un despliegue autónomo del Inconsciente, son sentidas como con vida e inteligencia propias y al desentrañar el mensaje tienen un potente efecto transformador que va más allá de las palabras.

Terapia Individual

banner-terapia-individual-ok-

Terapia de Pareja

banner-terapia-de-pareja-ok

Terapia Familiar

banner-terapia-familiar-ok

El Asistente Interior

banner-tecnica

Eneagramas

banner-eneagramas

Psicodrama

banner-psicodrama